';
jm29  ll reforma integral vivienda  ll valencia

El proyecto toma como premisa de partida una arquitectura sencilla en sus conceptos y en sus formas que es capaz de crear espacios de gran intensidad y belleza. Se propone como punto de partida, rehabitar, que a diferencia de rehabilitar, rehabitar pone el acento en la reparación del uso más que del objeto, aprovechando lo que existe y usándolo mejor.

Esta es una arquitectura manual y artesana, doméstica, hecha mediante técnicas constructivas depuradas por la tradición y enriquecidas por la sabiduría popular. Se proyectan espacios que quedan reducidos a lo esencial, espacios que en su deliberada uniformidad se despojan de detalles innecesarios, que sin ornamentación añadida son resolutivamente abstractos, espacios en los que los materiales no se disfrazan ni se manipulan para parecer lo que no son.

Se proyectan únicamente «espacialidades» lo que hace que la vivienda acabe configurándose en torno a una cierta idea de vacío, o de silencio, en la que se busca una percepción cada vez más abstracta y estimulante del espacio como materia habitable. Se propone el espacio, en todos sus sentidos, como el factor determinante de la obra.

Es ésta una rehabilitación sigilosa, de espacios amplios pero austeros, dotada de una «engañosa sencillez» que habla de funcionalidad y sentido práctico, en la que los detalles son mínimos y refinados. Una vivienda trazada, edificado, con los elementos más simples, escasas líneas, pocos matices, leves texturas lo que le proporciona una sensación de libertad e inocencia absolutas. Se trata más bien de un espacio modelo para un tipo de vida más sencillo que, en el fondo, no tiene nada de convencional.

Arquitectura que hace del sentido común, el más común de los sentidos, que se construye limpia, arquitectura de enorme precisión con la máxima economía de medios. Una arquitectura con la fuerza que da la sencillez y con la elegancia que otorga la sobriedad. Arquitectura rebosante de pobreza enriquecedora, de construcción breve que no necesita de añadidos, ni de excesos, que es más, siendo voluntariamente menos.

Arquitectura creada poéticamente, que llega al corazón y, sobre todo, que emana del corazón. Arquitectura que se rescata de los vaivenes del gusto, contenida en su materialización, pero carismática en su manifestación, de paramentos lisos y aristas rectas, que se abre en un desnudo interior. Arquitectura donde nada sobra porque nada falta, donde lo mucho y lo poco no encuentran su frontera.

incommon arquitectura

© incommon arquitectura